Inicio > Crítica > Cuanto menos, sin comentarios

Cuanto menos, sin comentarios


De esto es de lo que se deberían preocupar los adalides patrios. Aquellos que se sientan en el estrado del Parlament con un fajo de hojas para leer, porque son incapaces de hilvanar una sola idea propia. Porque no se atreven, o porque están atados a la visa del partido que les paga. Esto si es un problema. Un verdadero problema. Un problema inexcusable. Esto es una generación perdida. Cuidado con lo que estamos formando. Me asustan -como a todo buen nacido- los tiranos, aquí les llamamos “feixistes”, pero de faixistes (no lo deberíamos de olvidar), los hay de derechas y de izquierdas. A los tiranos, como les voy diciendo, lo que más les interesa es que la población sea analfabeta funcional y, aunque Dios proteje la ignorancia (por eso de que cuanto más ignorante se es, más feliz se vive), no es de recibo que en un pais como el nuestro, Catalunya, haya un porcentaje tan alto de vegetales de dos pies.
Hace tiempo, mucho tiempo que nuestro sistema educativo falla. Empezó a fallar cuando le quitamos autoridad al maestro y elevamos al alumnado a la consideración de intocable. Seguimos fallando cuando quitamos urbanidad y la cambiamos por el concepto de urbanismo (nos va el diseño). Y volvimos a fallar cuando permitimos que los padres menospreciaran a los profesores en cuanto los vástagos les explicaran aquello de : ¡ es que me tiene manía ¡.
Leí no hace mucho a mi admirado Gregorio Morán, que ” la enseñanza no está pensada para aprender a vivir, sino para proporcionarte una manera de ganar dinero suficiente para que puedas vivir “. Y es ahí, justo ahí donde está la madre del cordero. Nosotros, desde las más altas jerarquías, desdeñamos la enseñanza, sino que me expliquen el porqué y, desde hace al menos un decenio, cada vez vamos peor, estando a la cola de Europa en esto de la educación, sin tan siquiera tomar cartas en el asunto. Será que interesa a la masa gobernante. Lo mismo que le interesaba hace dos mil años a Nerón, a saber, pan y circo. O sea, subvención y fútbol.

Anuncios
Categorías:Crítica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: