Inicio > Crítica > Un atraco a la dignidad…

Un atraco a la dignidad…

27 septiembre 2010 Deja un comentario Go to comments





Suelo comprar La Vanguardia. Considero que dentro de lo que hay, es el más serio hablando de Barcelona, por no hablar de mis escritores favoritos : Gregorio Morán los sabados; Kap con sus dibujos. Lo de Marús Carol y de mi vecino Quim Monzó. Pero jódete patrón que hace dos domingos era como para dar asco. Hablo del suplemento. Me pareció penoso y antisocial. En portada y a todo trapo ” Clases de moda y las tendencias para los…niños “. Miren, yo no se quien coño lleva a sus hijos a los castings , ni a las sesiones de fotos, pero si me imagino el porqué. La respuesta es obvia. Porque es una forma como otra de ingresar dinero en el monedero. Lo que me jode, es que después despotriquemos de que los niños nos han salido consumistas y faltos de valores, cuando los padres los hacemos valer como moneda de cambio, y nunca mejor dicho.
Dicen que hay una ley donde se prohibe trabajar a los menores de 18 años. Pues estos, empezando por sus progenitores y continuando por los editores, los accionistas, el diseñador, los estilistas (esta si que es buena), los maquilladores (si, maquilladores para menores), los peluqueros, los propietarios de la marca de ropa, el redactor, el periodista y el tio de las fotos, se la han pasado por el forro. ¿ Se dan cuenta que cantidad de gente trabaja y mueve dinero en esta sociedad a costa de menores ? ¡ y que todo sea para llenar el monedero ¡. Luego, ¿ trabajan estos menores o es una sesión de juegos en el portal del colegio ?. ¿ Porqué si el trabajo de menores en nuestra Constitución es ilegal a todas luces, ¿ cómo es que no ponen en lugar de niños, maniquies ?
¿ Se han puesto a pensar los padres que estas fotos ( y les aseguro que son 17 páginas, pero yo poniendo 4 ya me he sentido agobiado), darán la vuelta al mundo y que pueden ser objetos de los más variopintos montajes ?
Lo que no quiero, es que me vengan con doble lenguaje. Que nos nos monten el pollo de que el dinero de esas sesiones ( eufemismo para esconder la equivalencia a la palabra trabajo ), se les guardará en una caja fuerte para comprarles un piso cuando sean mayores de edad. Yo a la mía, ya me se todos los cuentos.

Sòl comprar La Vanguardia. Considero que dins del que hi ha, és el més seriós parlant de Barcelona, per no parlar dels meus escriptors favorits : Gregorio Morán els caps de setmana; Kap amb els seus dibuixos. El de Marús Carol i del meu veí Quim Monzó. Però fot-te patró que fa dos diumenges era com per fer fàstic. Parlo del suplement. Em va semblar penós i antisocial. En portada i a tot drap ” Classes de moda i les tendències per els…nens “. Mirin, jo no es qui cony porta als seus fills als càstings , ni a les sessions de fotografies, però si m’imagino el perquè. La resposta és òbvia. Perquè és una forma com una altra d’ingressar diners en el moneder. El que em fot, és que després despotriquem que els nens ens han sortit consumistes i mancats de valors, quan els pares els fem valer com a moneda de canvi, i mai millor dit.
Diuen que hi ha una llei on es prohibeix treballar als menors de 18 anys. Doncs aquests, començant pels seus progenitors i continuant pels editors, els accionistes, el dissenyador, els estilistes (aquesta si que és bona), els maquilladors (si, maquilladors per a menors), els perruquers, els propietaris de la marca de roba, el redactor, el periodista i el tio de les fotografies, la hi han passat pel folro. ¿ S’adonen que quantitat de gent treballa i mou diners en aquesta societat a costa de menors ? i que tot sigui per omplir el moneder . Després, ¿treballen aquests menors o és una sessió de jocs al portal del col·legi ?. Perquè si el treball de menors en la nostra Constitució és il·legal sens dubte, com és que no posen en lloc de nens, maniquies ?
S’han posat a pensar els pares que aquestes fotografies ( i els asseguro que són 17 pàgines, però jo posant 4 ja m’he sentit atabalat), donaran la volta al món i que poden ser objectes dels més “variopintos” muntatges ?
El que no vull, és que em vengen amb doble llenguatge. Que ens ens muntin el pollastre que els diners d’aquestes sessions ( eufemisme per amagar l’equivalència a la paraula treball ), se’ls guardarà en una caixa forta per comprar-los un pis quan siguin majors d’edat. Jo a la meva, ja em sé tots els contes.

Anuncios
Categorías:Crítica
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: