Estiercol

PARA MEAR Y NO ECHAR GOTA…

El gran argumento de los partidarios de la ventajosa fiscalidad actual de las sicav (el vehículo de inversión habitual de las grandes fortunas) es que no sirven para eludir impuestos, sino sólo para diferirlos, porque el inversor tiene que pagar cuando retira el dinero. Pero esto no es siempre así, porque las últimas retiradas realizadas por algunos de los mayores potentados de España no han pasado por el fisco, gracias a que lo han hecho mediante reducciones de capital y no con la venta de las acciones o la distribución de dividendos. Ayer se conoció que Amancio Ortega, el hombre más rico de España, ha sacado 200 millones de euros de sus sicav Keblar y Alazán. La familia Polanco hizo lo propio en verano. El julio, los dueños de Prisa llegaron a ‘vaciar’ literalmente sus sicavs – Nomit IV Global, Nomit III Internacional Y Nomit Inversiones- al retirar hasta el 80% del capital. También lo hizo Rafael del Pino, presidente de Ferrovial. El 28 de septiembre reducía en un 75,3% del capital de su sociedad Keeper de Inversiones. El reembolso ascendió a unos 107 millones de euros. La familia Sanahuja, los principales accionistas de Metrovacesa -con un 30% del capital-, también realizó diferentes reembolsos en junio y agosto de 2009 en Cartera Cresa.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: